Agradecimientos

Hoy se cumple un mes que llegué a Santiago de Compostela tras 34 días de caminar poco más de 775 kilómetros por el llamado Camino Francés o Vía Láctea de la Ruta jacobea. En este último mes desde el 17 de Mayo; día que llegué a la meta y sentí que había logrado mi objetivo y hecho realidad uno de mis sueños; hacer el Camino Francés desde Saint Jean Pied de Port en solitario y transportando mi propia carga, algo ha cambiado. Y hoy que ya siento que mi mente y mi cuerpo están de nuevo en el Camino de la vida, con sus rutinas y sus realidades….Hoy tras dos semanas que he vuelto a reanudar los procesos de coaching y retomar las sesiones con los coachees de Objetivos elevados. Hoy que vuelvo a estar alineada con la vida elegida…creo que ha llegado el momento de expresar, en este blog personal de la página de Objetivos elevados, mi gratitud a todas las personas que han participado y colaborado en este sueño y su materialización.En primer lugar quiero dar las gracias a mis clientes; su esfuerzo por superarse y alcanzar sus objetivos, la capacidad para ir avanzando hacia sus metas, la confianza depositada en mí para quitarse las máscaras y manifestar su vulnerabilidad han sido inspiración y motivación para conseguir mi logro.

Quiero agradecer a mi compañero en el Camino de la vida por ponerme en un principio difícil la decisión de asumir este reto. El hecho que sus miedos se disparasen con la intención positiva de protección y evitación de que algo negativo me sucediera hizo que mi fuerza de voluntad y mi determinación se fortalecieran. Agradecerle también el apoyo incondicional que me supo transmitir una vez aceptado el hecho que mi decisión de iniciar el Camino no tenía vuelta atrás. Me ayudó a localizar el material adecuado para emprender esta aventura y fue mi apoyo logístico al enviarme a diario la localización de los albergues a final de cada etapa y, lo más relevante de todo….me hizo sentir su amor conectado a mi corazón durante el recorrido. Gracias por tu generosidad Julio.

Quiero agradecer a Yolanda Domingo por convertirse en la madrina del Camino. Las piedras que aparecen en la fotografía que ilustra este post fueron entregadas por ella. Ella me facilitó los primeros anclajes de empoderamiento que iba a necesitar durante el Camino. Ella me dio el corazón que yo simbolicé con espinas y que llevé durante todo el recorrido hasta la Cruz de Ferro y allí lo deposité…allí se quedaron las espinas de mi corazón. Gracias por la virtuosa combinación de tus dos hemisferios cerebrales que te hacen ser una persona con una inteligencia intelectual tan desarrollada como la forma en la que materializas tu creatividad. Gracias gran amiga.

Quiero agradecer a mi familia; mi madre que se convirtió en mi fan número uno…. ”el vamos valiente, lo vas a conseguir” que me dijo cuando la llamé desde Roncesvalles al finalizar la primera etapa me llenó de orgullo que trascendió mi ego. A mi hermano, cuñada y mis sobrinos por sus palabras, por su apoyo, por sus oraciones y por estar todos los días al otro lado del chat familiar.

Quiero agradecer el acompañamiento de los agentes activos en el chat de “Motivat” (Oscar, Anna, Gaspar y Eva) pocos quedan; los auténticos mosqueteros para mí. Agradecer al chat de “Hola chicas” mis chicas preciosas Cris, Patri, Zu, Su, Annette….mis amigas queridas con Nuria al frente capitaneando el timón en mi corazón. Espero haberle dado a mi ahijado Marc un buen ejemplo de superación, sé que tú y Julien se lo sabréis transmitir.

Agradecer a mis profesores de pilates Angel y Maia del Centro de pilates Maia de Santa Cruz de Tenerife por el buen trabajo que hicieron con mis músculos, tendones y ligamentos, por el alineamiento con control de mi cuerpo y por tomarse de forma tan profesional mi preparación para el Camino. El punta-talón no evitaron las ampollas, ni que la uña se infectase pero estoy convencida que la tendinitis tibial la pude controlar por la programación con la que mi cuerpo emprendió la aventura y vosotros formáis parte del éxito en el resultado de ese entrenamiento.

Quiero dar las gracias a mis maestros y compañeros del Instituto potencial humano por ser fuente de inspiración, por vuestro saber y hacer. Siempre nos quedará Guadarrama.

Quiero dar las gracias a Sandra Iriarte por el intensivo de despertar mis pies con la tierra; la activación de los canales energéticos y la combinación de la danza tribal con la expresión del alma a través de la voz el día antes de iniciar la aventura, fueron un regalo de Dios.

Quiero dar las gracias a mi cuñado Mingo por los sticks ultratrail runner que me prestó. Ellos evitaron alguna que otra caída en las bajadas e hicieron que mis brazos se fortalecieran a la par que mis piernas.

Quiero dar las gracias a Mari Carmen; una de mis compañeras del Instituto Gestalt, gracias por regalarme la primera credencial. De tu mano llegó el pasaporte al viaje interior más intenso y aprendizaje más completo que he tenido hasta la fecha.

Quiero agradecer a todos los amigos y amigas que a través del whatsapp y llamadas al móvil me dieron ánimos durante la aventura y a los que compartisteis mi alegría tras la publicación de mi compostelana. Gracias.

Quiero agradecer a mis compañeros de camino; mis queridos peregrinos; Miguel, Norihiro, Gerardo, Maria, Berta, Federica, Fonsi, Pedro, Simón, Maria Luisa, Manoli, Cristina, Tania, Annie, Michael, Fede…al “hombre luz”…y tantos otros que no recuerdo el nombre pero que se han quedado grabados en las neuronas de mi corazón. A todos los hospitaleros del camino porque con su entrega y su vocación hacen no sólo que nuestros pies descansen al finalizar cada etapa también son un bálsamo sus anécdotas, sus comidas compartidas, su amor por el peregrino y el gran aprendizaje que ofrecen de soltar…todos los días se marchan peregrinos de su hogar…todas los días llegan peregrinos a su hogar. Gracias.

Y por último quiero agradecer a mí misma. Quiero agradecer a María Jesús Castejón Martínez por haberte comprometido hace doce años contigo. Por iniciar con conciencia el camino del crecimiento personal que no acaba nunca, que siempre sube de nivel y que tantas recompensas en forma de logros y aprendizaje con los aciertos y equivocaciones aporta. Gracias por tener el valor en su día de abandonar una vida de etiquetas, de irte a vivir lejos de tu zona de confort, por trabajar cada día por hacer camino en una profesión que es tan difícil como maravillosa. Gracias por elegir caminos menos transitados porque ellos te están convirtiendo en quién realmente eres. Me doy las gracias por haber sabido conectar con mi fuerza interior y con la energía transpersonal (Dios, Universo, Destino, el apóstol Santiago….que cada uno ponga su etiqueta), por haber creído en todo momento en mí, sobre todo en los momentos más difíciles. Gracias por no quitarte ni un gramo de peso de tu mochila y cargar con los ocho kilos y medio iniciales hasta el final. Gracias por haberte dado permiso para adelantar tus vacaciones en un mes dónde todo el mundo está “produciendo”. Gracias por haber creado las circunstancias para ello. Gracias por creer que este “break” que hiciste en tu mesa de proyectos era necesario para impulsarlos. Gracias por permitirte ser.

Y por último gracias a los que habéis llegado hasta aquí y habéis sabido escuchar.

 

X
X